Recursos, consejos, herramientas y soluciones para escritores independientes

Cómo enviar tu manuscrito para la autoedición

Has grabado la última versión de tu archivo y estás deseando tener tu libro en las manos. Si tu primera opción es la edición «tradicional», debes saber que una obra puede ser descartada simplemente por errores de formato. Si piensas en la autoedición, ten en cuenta que un archivo «caótico» dificultará la labor de presupuestación y todos los procesos previos a la publicación. Para evitarlo, te vamos a dar unos consejos sobre cómo enviar tu manuscrito para la autoedición. ¡Atento!

El original: un archivo para presupuestar y para ser editado

En primer lugar, debes tener muy claro que la calidad del manuscrito no se basa solo en el contenido. Es obvio que el archivo original debe pasar por distintos programas informáticos, como el procesador de textos o el de maquetación, antes de ser publicado. Pero eso no significa que el manuscrito pueda llegar de cualquier forma a la editorial. Un texto estructurado y legible facilita mucho el trabajo posterior que se debe realizar sobre él. Por el contrario, un documento con muchos extras —como notas o viñetas— dificulta todo proceso de edición. 

Y no solo eso: antes de comenzar la autoedición, la editorial debe darte un presupuesto. Cuando más «limpio» sea el archivo que les mandes, más ajustado será el precio que te den.

Atención al formato de tu manuscrito

El formato comprende aspectos como el tamaño del documento, los márgenes, el tamaño y tipo de letra o el interlineado. Si tienes intención de enviar tu texto para ser autoeditado, lo más recomendable es que evites los artificios y uses parámetros comunes. «Común» sería un tamaño de documento A4, con márgenes normales, tipografía Times New Roman, tamaño 12, e interlineado 1,5.

Si tu obra lleva imágenes, cuida que estén bien ubicadas y que no queden ocultas. Esto podría dificultar mucho algunos procesos de edición. En el caso de que lleven pies de foto, comprueba que sean los que corresponden a cada imagen y que están en el lugar indicado. 

En Rubric te recomendamos, no obstante, que contrates una maquetación profesional, la cual destaca de una amateur a simple vista. Con un archivo bien entregado y este proceso posterior de maquetación, tu manuscrito ofrecerá un aspecto limpio y cuidado. Y, sobre todo, animará a la lectura.

Marca bien los párrafos

En el cuerpo de texto, trata de distribuir adecuadamente los párrafos, es decir, pon un punto y aparte cuando el mensaje así lo requiera. En esto, como en todo, lo mejor es la mesura. Los párrafos muy cortos hacen la lectura entrecortada. Por su parte, los párrafos muy largos no dejan apenas «blancos» en la página y cansan el ojo. No obstante, hay obras que permiten más licencias formales que otras. Pero ten presente que el dominio de estas licencias se adquiere con la experiencia. Si eres novel, mejor no arriesgar.

Marca igualmente los títulos y dales los espacios adecuados. Esto evitará que se confundan con el cuerpo de texto y ahorrará dudas en los procesos de corrección y maquetación.

No abuses de los resaltes tipográficos para enfatizar

No hace falta que des importancia a partes del texto. El uso y abuso de recursos como las cursivas o las negritas distrae y hace que el texto parezca poco ordenado. Son elementos que afectan a la estética del documento. Por supuesto, dentro de esta categoría está el uso de mayúsculas. Recuerda que dentro del texto equivalen a gritar, por lo que pueden ser desagradables para el lector. También te arriesgas a pinchar la burbuja de la lectura y que el lector salga del mundo que estás contando.

Cuando hagas una enumeración y necesites usar viñetas, intenta usar el mismo recurso en cada uno de los niveles que necesites. Si siempre utilizas el punto y en siguiente nivel usas una raya, mantén el mismo diseño. Usa viñetas simples, que no distraigan y destaquen demasiado. Recuerda que lo principal es el texto y visualmente tiene que ser claro y limpio.

Ojo con las notas y pies de página

Durante el proceso de escritura, es común insertar anotaciones o comentarios que no serán parte del texto definitivo. Si es así, procura eliminarlos antes de mandar el archivo para editar. De hecho, el contenido que envíes debe ser únicamente el que deseas que publique. Todo lo que no sea eso puede crear confusión en el proceso de edición.

Quizá tu obra, por su naturaleza, contiene notas al pie de página. Ya sea un mensaje de traducción o un inciso para aportar información adicional, asegúrate de que esas líneas están señalas como lo que son. Los procesadores de texto permiten insertar notas fácilmente sin que eso afecte al cuerpo de texto principal. De no hacerlo así, puede que lo que tú hayas escrito al final de una página como nota al pie acabe «moviéndose» durante el proceso de edición, con la consiguiente confusión que eso causaría.

Atención a las faltas de ortografía. Corrección de textos

Uno de los servicios que ofrecemos las editoriales profesionales de autoedición como Rubric es el de la corrección de textos. Este servicio garantiza que tu obra cumple con la norma y los estándares lingüísticos de nuestro idioma. Pero esto no quiere decir que tú, como autor, no cuides la ortografía del texto que has creado. Nuestra recomendación, por ello, es que revises el original tantas veces como lo estimes necesario antes de enviarlo a autoeditar.

Una lectura completa ayuda a detectar no solo posibles faltas de ortografía, sino también frases inconexas o sin sentido. Esta revisión por parte del autor ayuda a que, en el proceso de corrección, el texto quede más pulido y su calidad sea mayor.

Recuerda, por último, enviar siempre la última versión del archivo, teniendo mucho cuidado de entregar un documento limpio. Por limpieza nos referimos no solo a que esté revisado, sino a que no contenga ningún tipo de anotación personal o marcas de cambios. Comprueba que estás enviando un archivo definitivo.

Otra perspectiva. El informe de lectura

Antes de enviar el archivo para ser autoeditado, es bueno tener una segunda opinión. Esto ayuda a saber si el texto es legible y si se entiende lo que quieres contar. Si además quieres una opción más profesional, en Rubric puedes encargarnos un informe de lectura. Tendrás un documento que detecta los posibles errores de tu libro y, además, analiza su viabilidad en el mercado. Es la mejor opción para enviar tu manuscrito con confianza.

Te esperamos

No te preocupes si tienes miedo de que se te pasen algunas de estas indicaciones. En Rubric ponemos a tu disposición a nuestro asesor editorial que te guiará en la toma de decisiones. Te ayudará y explicará todas las opciones disponibles. Entre ellas puedes contratar una maquetación profesional, corrección ortotipográfica o el diseño de la cubierta.

Son muchos los autores que han llegado a ser best sellers autoeditando sus propias obras. Lo importante es que publiques bien para que tus posibilidades de éxito aumenten. ¡No lo dudes y contacta con nosotros! Estamos encantados de leerte.

Imagen Freepik

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Entradas relacionadas

  • Tipos de narrador que puedes elegir para tu libro

    En todos los sentidos, tú eres el protagonista de tu libro. Eres el autor de ese maravilloso mundo que existe gracias a ti. La historia que tienes en mente aflorará en el momento de sentarte a plasmarla ante la pantalla o el folio en blanco. Fluirán las palabras desde tu cabeza hasta tus dedos. Independientemente […]

  • ¿Cómo se llaman las partes de un libro?

    Si te gusta escribir, sabrás que el primer componente de un libro es la creatividad, regada de mucho trabajo. Es cierto; pero, además, en el mundo editorial se manejan otros términos que describen las partes físicas e internas de ese ejemplar que quieres autoeditar. No solo se trata de diferenciar el interior y exterior (tripa […]

  • Descubre las mejores redes sociales para escritores autoeditados

    Has culminado el proceso de autoedición de tu libro. Por fin lo tienes entre las manos. Está listo para ser vendido y leído; necesita ser conocido. Es el momento idóneo para que tanto tú como tu obra lleguéis a los lectores. Para hacerlo, una de las mejores herramientas a tu alcance son las redes sociales. […]

  • Consejos para redactar la sinopsis de tu libro

    La sinopsis de tu libro es su carta de presentación. Se trata de un breve texto que debe despertar el interés de quien lo lea, con el objetivo de animarlo a comprar tu obra. Una buena sinopsis atraerá a tu público, de la misma forma que una no profesional lo alejará. Partiendo de estas premisas, […]

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y estarás al día de todas las novedades, consejos y promociones.

HABLA CON EL ESCRITOR JOSÉ MANUEL APARICIO, TU CONSULTOR EDITORIAL

NO TE RECOMENDARÉ NADA QUE NO HICIERA PARA UN LIBRO MÍO


Hablaremos sobre tu proyecto, resolveré tus dudas, te explicaré todo lo que podemos hacer por ti y prepararemos un presupuesto sin ningún compromiso.

He ayudado a otros escritores a vivir una experiencia inolvidable que ha cambiado sus vidas para siempre.

¿Quieres que te ayude a ti también?

    ¿Cómo nos has conocido?
    Anuncio en GoogleVuestro blogFacebookInstagramPublicidad en prensaBoca a bocaOtrosNo quiero contestar

    Hablaremos sobre tu proyecto, resolveré tus dudas, te explicaré todo lo que podemos hacer por ti y prepararemos un presupuesto sin ningún compromiso.

    He ayudado a otros escritores a vivir una experiencia inolvidable que ha cambiado sus vidas para siempre.

    ¿Quieres que te ayude a ti también?