Recursos, consejos, herramientas y soluciones para escritores independientes

Reyes Martínez. Decálogo de la escritora de éxito

Reyes Martínez. Decálogo de la escritora de éxito. Para este tercer martes del mes de octubre os dejamos la entrevista de otra de nuestras cuatro autoras «top ventas».

Reyes Martínez, autora de novela negra y juvenil, nos explicará cuál es la clave de su éxito.

Su novela, El centinela ya va por la novena edición.

1-¿Quién es Reyes Martínez?
Es la primera vez que alguien me pone en un compromiso tan grande. Nunca me he planteado saber quién soy, solo me intento mantener cuerda. Creo que soy lo más cercano a una personalidad múltiple metida en un cuerpo de poco más de metro y medio.
Escritora de madrugada a las cinco, “cafeadicta” a las siete, técnico de rayos concentrada a las nueve, relaciones públicas a las once, reivindicativa a la una, madre de hierro a las tres, chófer y profesora particular a las cinco, cocinera a las siete, ama de casa a las nueve, lectora voraz a las once y casi vampiro el resto de la noche.
Esto es un secreto y no puede salir de aquí: mi mente no descansa ni durmiendo, por eso a veces sueño despierta y otras trabajo dormida. Soy, como diría mi abuela, “un culo inquieto” y con unas ganas tremendas de aprender TODO.
Odio dos frases y así se lo hago saber a cualquier incauto que se atreva a poner la oreja. Para mi no existe el “NO PUEDO” y el “NO TENGO TIEMPO”. ¿Por qué? Porque el cerebro es un poco canalla y si nos oye decir no puedo, se lo cree. Y resulta que es mentira, que casi siempre podemos. Y no me gusta decir “no tengo tiempo” porque en realidad la frase correcta sería “no tengo tiempo… para eso”. Cuando algo nos apasiona, encontramos tiempo quitándoselo a otra cosa. En mi caso, duermo de cuando en cuando y destino las horas de sueño a escribir, cuestión de prioridades, supongo.

2- ¿Cómo te iniciaste en la escritura?
Recuerdo hacia los ocho años que mi profesora de lengua, Carmen, nos pedía que realizáramos una redacción sobre lo que habíamos hecho el fin de semana, todos los lunes. Nos pedía un mínimo de medio folio y un máximo de dos. Luego añadía: “Reyes, tú máximo cuatro, que te conozco”.
Siempre me gustó escribir, contar historias, cuando había que poner letra a una canción, siempre era yo voluntaria, para inventar una poesía, allá estaba yo (aunque la rima no es lo mío), ¿una obra de teatro en el instituto? ¿Por qué no dos y así elegimos? Pero no fue hasta hace once años que me decidí a publicar mi primer libro y desde entonces se abrió un grifo en mi cabeza del que las ideas no paran de salir.

3- ¿Por qué te animaste a autoeditar?
Cuando escribí mi primera historia “publicable” la envié a varias editoriales, unas quince, más o menos. Me contestaron dos a los tres o cuatro meses con un mensaje que parecía un “copia y pega”. Al principio pensé que, simplemente, no tenía calidad suficiente, luego me vino a la cabeza la idea de que ni siquiera le habían echado un ojo, quizá lo pensara para no decaer, no lo sé. Pregunté a mi madre, que era bibliotecaria, si le parecía que aquel libro podía publicarse y ella me respondió que a ella le gustaba y que tenía cosas mucho peores en la biblioteca avaladas por editoriales grandes, así que busqué en las redes la manera de publicar yo mi historia y encontré una editorial dedicada a autoedición que me facilitó la labor.
Al mes, había agotado la primera edición de quinientos ejemplares, así que, supongo que me vine arriba y seguí escribiendo y autoeditando.

4-¿Cuál ha sido tu experiencia de autoedición con Rubric?
Cuando di con Rubric, gracias a mi profesor del taller literario (Ramón Alcaraz), intentaba publicar un trabajo realizado en un colegio en el que mi intención no era ganar nada, me conformaba con no perder dinero en el proyecto. El libro estaba compuesto por historias contadas por los alumnos y dibujos a todo color que complementaban sus relatos. Se me disparaba tanto el precio que estuve a punto de desistir, hasta que Rubric llegó, me dio un precio razonable, facilidades de pago, ayuda en la edición y la distribución de las historias, una calidad que no había tenido antes y una atención que rozaba lo familiar.
Taira aporta ideas, portadas, las maquetas se ciñen a lo que tú quieres, si hay que aumentar el tamaño del libro, se aumenta, si hay que recortarlo, se recorta. Realmente nunca he tenido una queja hacia esta editorial, todo lo contrario, lo que no puedo decir con otras con las que he trabajado.
No sé muy bien cómo definiría mi experiencia con Rubric, solo sé que no cambiaría de editorial para ningún proyecto de autoedición por nada del mundo (ni de editores).

5-Con miles de ejemplares vendidos en papel y en Amazon, ¿cuál crees que es el secreto de tu éxito?
Tengo que confesar que en Amazon no me gusta publicar, tanto Taira como José Manuel me conocen lo suficiente como para saber que tengo pocos pelos en la lengua, lo que me trae más de un coscorrón que acepto con dignidad. En Amazon solo tengo algunos de mis títulos y en versión digital, creo que es una plataforma que ayuda mucho a difundir y tiene la ventaja de llegar a todas partes, pero a mí me sigue gustando el libro en papel, las librerías de barrio, los libreros que saben lo que venden y el cara a cara con el lector.
Hasta el momento, van más de veinte mil ejemplares vendidos y cada vez que lo digo soy consciente de la importancia de estas cifras, normalmente no lo soy, me siento afortunada dentro de la autoedición porque hablando con otros colegas escritores me doy cuenta de que sobrevivo en este mundillo gracias a eso.
El secreto de mi “éxito”… Si te lo digo tendría que matarte, (ja, ja, ja), en una novela, eso sí. Fuera de bromas, el secreto creo que es escribir como si fuera yo quien lo va a leer. Escribo lo que me gustaría leer por ahí, escribo metiendo el corazón en cada historia y echándole valor a la hora de reivindicar ciertos temas. También es verdad que nunca digo que no (igual ni siquiera sé hacerlo), y acudo a eventos como autora, colaboradora, actividades en colegios , institutos, bibliotecas, clubes de lectura, ferias… No me da pereza y no pienso en ganar un euro con ello, mi consigna es “no perder dinero”, al menos por el momento, ya que sigue siendo una afición y tengo mi trabajo aparte.

6-¿Recomendarías la autoedición?
Recomendaría la autoedición, pero no para cualquier ocasión. Hace mucho tiempo, un gran autor, me dijo que no desistiera y siguiera enviando mis manuscritos a las editoriales convencionales, ya que él tenía cientos de respuestas en las que le rechazaban sus libros hasta que una editorial apostó por él y a partir de ahí, triunfó. En aquel momento yo le contesté que “ojalá yo pudiera empapelar mi salón con las respuestas negativas de las editoriales, ya que la mayoría ni se molestan en contestar”.
Creo que la autoedición es una manera magnífica de ver tu trabajo realizado y no tener que esperar a que alguien apueste por ti, apuestas tú y es igual de válido o quizá más. Es una manera de ver recompensado tu trabajo sin tener que esperar “un milagro”.
Si el autor no es impaciente y no tiene prisa por ver su libro y quiere llegar a más sitios, creo que debe intentar publicar de forma tradicional. Si no quiere esperar, la autoedición es perfecta, pero siempre con una editorial que cuide de tu trabajo como tú mismo y Rubric lo hace.

7-¿Cuáles son tus referentes en novela negra?
Mi gran referente es y será Henning Mankell, él y su saga del inspector Wallander me abrieron las puertas a los personajes imperfectos y a la historias que hablan de lo cotidiano, además de tener la capacidad de dejarme investigar con él en todos sus casos. Es genial abrir un libro y convertirte en inspectora por unas horas.
Tengo muchos más, por supuesto, soy una lectora voraz de novela negra: Víctor del Árbol, Pierre Lemaitre, Fred Vargas, John Conolly…
Elisabeth George, Domingo Villar, María Oruña, Lorenzo Villar… también son algunos de mis referentes, pero creo que son más bien autores de novela policíaca.

8-¿Cuáles son tus objetivos a futuro?
Hace siete años me ocurrió algo muy grave que me mantuvo lejos del boli una buena temporada y mi meta era volver a escribir y no dejar nunca de hacerlo. Creo que a día de hoy sigue y seguirá siendo mi meta. Algunas veces pienso que me encantaría ver mis libros en cualquier librería del mundo, ojalá, pero mi meta de verdad es no dejar nunca que mis ideas se agoten, por eso siempre voy mirando alrededor, pensando en de qué manera podría transformar cualquier idea en una historia .
Sí que me gustaría poder vivir de la escritura, poder dedicarme a ello en cuerpo y alma, que por ahora solo el alma se ocupa de esa faceta mientras mi cuerpo va al hospital a trabajar a diario, pero ni aunque no se cumpliera, me pararía, porque llevo quince libros publicados y trabajo a turnos, además de ocuparme de mis hijos. ¿Quién sabe? Quizá si tuviera más tiempo para dedicarme a la escritura, escribiría menos…

9-¿Alguna manía a la hora de escribir?
Al principio necesitaba escribir cuando nadie me interrumpiera, por eso siempre elegía la noche para hacerlo, o bien me quedaba escribiendo cuando mis hijos dormían o bien me levantaba a las cinco de la mañana para hacerlo. A base de escribir en mis “numerosos ratos libres” en los que me levantaba seis veces durante un párrafo para hacer meriendas, limpiar desastres, atender golpes, o enseñar a hacer una suma, aprendí a usar mi cerebro de otra forma y desarrollé una capacidad increible para escribir en cualquier momento, postura, lugar o situación.
Hace unos años me percaté de que cualquier autor importante tiene manías a la hora de escribir y decidí crearme una manía para ser una autora importante. Como siempre escribo en papel y luego lo paso al ordenador, utilizo papel reciclado del trabajo y lo voy rompiendo según voy digitalizando. Los pedazos los voy echando en una bolsa de papel que tengo junto al ordenador. No se tira al contenedor hasta que la historia está completamente corregida o, incluso, publicada. Si alguien toca esa bolsa, se las ve conmigo…
Algo que sí podría considerarse manía y que es algo que hago desde que comencé a escribir, es que soy incapaz de escribir una historia sin un título. Una vez que pongo el título, la escribo del tirón, antes no.

10- ¿Qué le recomendarías al autor que está pensando en autoeditar y tenga dudas?
Autoeditar un libro es un acto valiente, te desnudas de alguna manera ante los demás y te expones a que te den sus opiniones. Para mí es muy importante estar dispuesto a recibir críticas, a escuchar cualquier punto de vista sobre tus obras y a aceptar ideas y recomendaciones.
A los compañeros que se decidan a autoeditar les recomendaría encarecidamente que buscaran una buena editorial que se dedique a autoedición, que busquen en redes opiniones, que no se conformen, que pregunten dudas, que sean responsables a la hora de entregar un texto y que lo corrijan, si es necesario, más de una vez. Creo que es una falta de respeto hacia el lector ofrecer un libro con faltas de ortografía, mal escrito, poco trabajado. Queremos demostrar que nuestro trabajo vale la pena y la manera de hacerlo es entregando algo de calidad a cambio.
También les diría que estén abiertos a cambios, recomendaciones e ideas que puedan mejorar nuestros trabajos y que den su historia a leer a tres o cuatro personas de confianza, pero con criterios distintos, para que nos aporten distintas visiones sobre nuestros manuscritos, que van a enriquecer y mucho, el trabajo que hemos realizado.
Y que no se desesperen si no se venden ya, que es complicado entrar en este mundillo donde parece más facil pagar setecientos euros por un IPHONE, que quince euros por un libro… ¡¡¡¡¡Y MUCHA PACIENCIA!!!!!

Entradas relacionadas

  • Tamara Marín. Decálogo de la escritora de éxito

    Tamara Marín. Decálogo de la escritora de éxito. Para este último martes del mes de octubre os dejamos la entrevista de otra de nuestras cuatro autoras «top ventas». Tamara Marín, autora de novela romántica contemporánea, nos explicará cuál es la clave de su éxito. Con su última novela ¿Y si somos un amor de película? […]

  • Daniel Ortiz. Decálogo del escritor de éxito

    Daniel Ortiz. Decálogo del escritor de éxito. Los martes del mes de octubre los dedicaremos a nuestros cuatro autores «top ventas», cuatro escritores que en una entrevista, a modo de decálogo, nos explicarán cuál es la clave de su éxito. Comenzamos con Daniel Ortiz, autor de la novela histórica «Los hijos de Prometeo». 1-¿Quién es Daniel […]

  • Edurne Cadelo. Decálogo de la escritor de éxito

    Edurne Cadelo. Decálogo de la escritora de éxito. Para este segundo martes del mes de octubre os dejamos la entrevista de otra de nuestras cuatro autoras «top ventas». Edurne Cadelo, autora de novela romántica contemporánea, nos explicará cuál es la clave de su éxito. Su última historia, Si Nueva York suena, tú y yo bailamos […]

  • Entrevista a Vanessa Muñoz, autora de «El gen del diablo»

    Hemos entrevistado en Rubric a Vanessa Muñoz, autora de la novela El gen del diablo, una historia de terror que nos llevará a reflexionar hasta dónde es capaz de llegar el ser humano para aplacar un gran dolor. La novela de Vanessa Muñoz  es una novela de terror y ciencia ficción  y la puedes encontrar […]

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y estarás al día de todas las novedades, consejos y promociones.

HABLA CON EL ESCRITOR JOSÉ MANUEL APARICIO, TU CONSULTOR EDITORIAL

NO TE RECOMENDARÉ NADA QUE NO HICIERA PARA UN LIBRO MÍO


Hablaremos sobre tu proyecto, resolveré tus dudas, te explicaré todo lo que podemos hacer por ti y prepararemos un presupuesto sin ningún compromiso.

He ayudado a otros escritores a vivir una experiencia inolvidable que ha cambiado sus vidas para siempre.

¿Quieres que te ayude a ti también?

    ¿Cómo nos has conocido?
    Anuncio en GoogleVuestro blogFacebookInstagramPublicidad en prensaBoca a bocaOtrosNo quiero contestar

    Hablaremos sobre tu proyecto, resolveré tus dudas, te explicaré todo lo que podemos hacer por ti y prepararemos un presupuesto sin ningún compromiso.

    He ayudado a otros escritores a vivir una experiencia inolvidable que ha cambiado sus vidas para siempre.

    ¿Quieres que te ayude a ti también?